10 de mayo de 2017

Tú, yo, nada

Tú y yo éramos todo sin necesidad de ser nada.
Acariciábamos el vacío y pintábamos el mañana
viviendo el presente con palabras pasadas.
Nos mirábamos y...
Joder, nadie se ha mirado nunca
tan intensamente como lo hacíamos nosotros.
Y nos amamos tanto como quisimos.
Vivimos como si el mundo
se fuera a acabar en un instante
y disfrutamos hasta el último segundo,
hasta que todo se volvió oscuro.
Hasta que se apagó la llama.
Hasta que ya no hubo mañanas
ni tardes ni noches y ni siquiera miradas.
Hasta que nosotros
volvió a ser solo una palabra.
Hasta que dijimos adiós como si ya nada importase,
como si ya no fuéramos capaces de mirarnos a la cara.
Y ya no hubo más versos recitados entre besos:
acabaron marchitándose despacio en ese espacio
que dejó tu calor sobre mi cuerpo.
Me quedé observando en silencio
las huellas invisibles que dejaste
cuando decidiste arrebatarme el aliento
y terminar de amarme.
Y tú y yo dejó de ser tú y yo,
sino primero ...
y luego yo.
Y por no necesitar nos quedamos sin nada;
el se fue por un lado
y yo me quedé varada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario