30 de abril de 2017

18

Hoy debería ser un día importante. Eso dicen. También dicen que la gente viene al mundo con un propósito, que cada uno tiene una misión en la vida.

Si algo he aprendido en los años que he vivido, es que no hay nada más poderoso que las palabras, capaces de hacer reír y llorar, de herir, de matar, de alegrar, de crear revoluciones, de empezar y acabar guerras... Y si hay algo que necesito es escribir, porque de palabras es de lo que me sustento y yo no quiero morir de hambre. Puede que tenga dudas y miedos, que no tenga nada claro, que tema perderme, encontrarme con personas faltas de poesía y no saber pegarles una patada en el culo para sacarlas de mi vida, hacer cosas en contra de mis principios o permitir que me hagan daño; puede que viva condicionada y encarcelada en esta sociedad. Pero hay algo de entre toda esa confusión que me hace atisbar una salida: las palabras.
Porque por mucho miedo que sienta, sé que las palabras me harán libre y que me pueden quitar todo menos eso, porque las palabras me dan vida. Y si me pierdo, entonces escribiré el camino hasta encontrarme.

Yo no sé si tengo algún propósito, pero no me importa. Sé que, haga lo que haga, quiero hacer libre a la gente de la única manera que sé, porque si hay algo que puedo hacer por las personas, sé que es a través de la palabra.
Hoy debería ser un día importante. Eso dicen. Yo digo hoy que es mi cumpleaños que, hasta el día que me muera, voy a ser libre.


2 comentarios:

  1. Lo más importante es que lo has escrito, las palabras se las lleva el viento, así podemos apreciar tus fabulosas letras. Un abrazo.

    ResponderEliminar